La cuota de estómago

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Una de las grandes tendencias que se observa en los consumidores es que quieren satisfacer sus necesidades de manera fácil y rápida. La tecnología les está ayudando a ello.

Todos los distribuidores buscan la manera de adaptarse a esta nueva necesidad, desarrollando para ello productos y servicios nuevos y reformulando los ya existentes.

En el mundo de la alimentación, los supermercados están desarrollando fórmulas para conseguirlo. Pero no solo ellos, la restauración también está abordando esa adaptación.  Y es en estos desarrollos, donde ambos sectores están confluyendo y la barrera existente entre uno y otro, comer en casa o hacerlo fuera, se está difuminando. 

Hace no muchos años, el consumidor decidía comer en casa o salir a hacerlo fuera. En cada uno de los casos la oferta estaba bien definida y segmentada. Para hacerlo en casa se acudía al supermercado y se compraba aquello que se quería cocinar o alguno de los productos preparados (precocinados) que existían o bien se llamaba a la única alternativa de envío a domicilio existente, las pizzas a domicilio o el chino del barrio. Para hacerlo fuera de casa, nos íbamos al restaurante. 

Hoy en día las alternativas son múltiples. Para comer en casa se puede ir al supermercado y cocinar o pedir que te lo envíen, adquirir en ellos alguno de los, cada vez más frecuentes, platos preparados, solicitar en los numerosos restaurante tipo “fast food“ que te envíen a casa, acceder a restaurantes tradicionales vía nuevas empresas de reparto (Glovo, Delireroo, etc.) y más soluciones que se siguen desarrollando. Para hacerlo fuera de casa se puede, además de acudir a un restaurante, hacerlo en los nuevos espacios tipo cafetería, que los supermercados y otros distribuidores están introduciendo y donde cada vez hay alternativas más elaboradas.

Esa zona donde ambos confluyen, el servicio de comida a domicilio en restauración y el de platos preparados en los supermercados, es donde se están produciendo los incrementos de facturación más relevantes de ambos sectores (crecimientos a doble dígito).

Es por ello, por lo que estos dos sectores maduros, donde los crecimientos son muy estables, aprovechan estos nichos de fuerte crecimiento para darle un impulso a sus negocios. Es la llamada batalla por la cuota de estómago.


Link de referencia: https://www.linkedin.com/pulse/por-la-cuota-de-est%25C3%25B3mago-pablo-barrero-candau